Vacaciones en La Habana

 

La Habana, capital de Cuba, llena de color y vida ofrece una extensa oferta cultural. Uno de los lugares más emblemáticos es la Plaza de la Revolución en la que encontramos el monumento de José Martí, héroe de la independencia cubana.

Muy cerca está el Ministerio del interior con el rostro del Che Guevara en una de sus fachadas, entre otros muchos lugares de interés para el visitante.

Precisamente por eso, no podía faltar como destino para nuestra Halcón Viajera, Rebeca Khamlichi. Junto a ella, descubrimos una parte de La Habana que nos dejará sin habla.

La Habana en vídeo

First slide

Qué hacer en La Habana

La zona más destacada del Malecón es La Habana Vieja, declarada Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO en 1982. Es una mezcla de construcciones coloniales de todas las culturas que ha tenido la ciudad (española, británica, francesa…).

La Habana y su centro histórico nos ofrecen mil oportunidades de perdernos entre sus plazas, fortalezas y edificios construidos por el pueblo español entre los siglos XVI y XIX. Una parada obligatoria es el Capitolio Nacional de La Habana siendo uno de los iconos arquitectónicos de la ciudad. Además de destacar la Catedral de la Habana, la calle Obispo repleta de tiendas o plazas emblemáticas como la Plaza de Armas y la de San Francisco.

Al este de la bahía se encuentra la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, famosa por ser la edificación militar más grande, y que además estuvo bajo la mano de Che Guevara en el año 59. Otra fortaleza cubana de renombre es el Castillo de los Tres Reyes Magos del Morro, situada en un punto estratégico de la Habana ya que cuenta con un faro activo y sus salas se utilizan para hacer exposiciones.

Por otro lado, tenemos La Habana nocturna, llena de vida y colores vibrantes en cada esquina de sus calles. Sitios como el tradicional Cañonazo, la emblemática Bodeguita del Medio o el Cabaret Tropicana nos harán ver la otra cara de esta magnífica ciudad rodeados de música cubana, vegetación tropical y bajo un cielo estrellado.

Descubre la experiencia de Rebeca Khamlichi