Vacaciones en Bilbao

Bilbao, capital del País Vasco, es la ciudad más poblada y está considerada el eje económico, cultural, social y turístico de toda la comunidad.

En Bilbao destaca el Museo Guggenheim, edificio espectacular de escultórica fachada, paredes curvilíneas y colores luminosos que la envuelven en un entorno mágico. Es el principal reclamo turístico de la ciudad, que aporta miles de visitantes cada año.

La mayoría de los hoteles de Bilbao se encuentra en el centro, sobre todo cerca de la ría del Nervión y con vistas al Museo; aunque también se pueden encontrar pequeños hoteles y hostales con encanto en su Casco Viejo.

Bilbao en vídeo

First slide

Qué hacer en Bilbao

En el centro de la ciudad el punto de encuentro es la Plaza Unamuno, y otras plazas a mencionar son la Plaza Nueva y la plaza de la Catedral donde se encuentra la Catedral de Santiago. La calle Arenal, su plaza y sus jardines supusieron el centro financiero de la ciudad en el siglo XIX, allí se puede visitar el mítico Café Boulevard y el Teatro Arriaga. La Gran Vía es la avenida más importante de Bilbao, comprende desde la Plaza Circular hasta la Plaza del Sagrado Corazón, que se encuentra frente al puerto de Bilbao y el puente Euskalduna. El Casco Viejo, el parque de Doña Casilda, el Teatro Arriaga y el Museo Guggenheim se encuentran a pocos metros de la Gran Vía.

El barrio del Ensanche es una ampliación del casco antiguo de la ciudad, en él se ubican las principales entidades bancarias y edificios como el de la Diputación Floral de Vizcaya o la iglesia de San Vicente Mártir. La Ruta de las Siete Calles sirve para degustar fabulosos pinchos y enamorarse de la ciudad. Cerca se encuentra el Mercado de la Ribera, el más importante de la ciudad.

El sistema fluvial de Bilbao es considerado la arteria hidrológica de Vizcaya, así que un paseo en barco por la ría del Nervión nos permitirá ver la ciudad desde una perspectiva distinta. Sus principales puentes: El Puente Zubizuri que fue diseñado por Calatrava une los dos lados de la ciudad y el puente de Deusto que se caracteriza por ser un puente levadizo.