Vacaciones en Castilla la Mancha

Castilla la Mancha está formada por 919 municipios integrados por las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. Situada en la parte central de la península ibérica, Castilla la Mancha ofrece un sinfín de atractivos turísticos que no te puedes perder.

Su capital es Toledo y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su proximidad con Madrid y su ubicación a orillas del río Tajo la convierten en uno de los lugares imprescindibles que visitar de Castilla la Mancha. Además de su impresionante Catedral, la plaza de Zocodover o el monasterio de San Juan de los Reyes Toledo ofrece mucho más.

Castilla la Mancha en vídeo

First slide

 Qué hacer en Castilla la Mancha

En la provincia de Albacete, no nos podemos olvidar de hacer una parada en el parque natural de los Calares del río Mundo y de la Sima. Allí podréis encontrar una gran biodiversidad botánica y especies de animales en peligro de extinción.

Otra ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad es Cuenca, más bien conocida como "la ciudad de las casas colgadas". Un rincón de Castilla la Mancha que merece una parada.

Un pintoresco pueblo que cabe destacar es Alcalá de Júcar, emplazado sobre una montaña a orillas del río Júcar. Los imprescindibles de Alcalá de Júcar son las Cuevas del Diablo, la ermita de San Lorenzo y la plaza de Toros.

Entre las provincias de Albacete y Ciudad Real encontramos el parque natural Lagunas de Ruidera. Para los amantes de la naturaleza esta es una excursión obligatoria. Existen zonas de baño como la Plaza de Toros, Santo Morcillo, la Tomilla o San Pedra. Otro parque que merece la pena visitar es el Parque Nacional de las Tablas de Daniel en Ciudad Real.

No nos podemos olvidar de mencionar Consuegra, símbolo de Quijote y uno de los paisajes literarios más famosos de las letras españolas. Otros pueblos de parada obligatoria son los Pueblos Negros de Guadalajara, como Campillo de Ranas, estos guardan un conjunto etnográfico llamado “arquitectura negra”.