First slide

Los mejores planes de ocio en Girona

Girona es una ciudad ideal para recórrela de arriba abajo andando. Dar un tranquilo paseo por su casco antiguo, por sus calles peatonales encantadoras, tomar un aperitivo en la Rambla o asistir a alguna de sus actividades culturales son algunos de los atractivos que alberga Girona.

Si hay una estampa que identifique a la ciudad de Girona, ésta es la de los puentes y sus casas de colores conocidas como las casas colgantes de Girona.


La catedral de Girona es sin duda el imprescindible de la ciudad. Situada en pleno barrio viejo, la Catedral de Girona de estilo románico y gótico es uno de los símbolos de la  ciudad más visitados y fotografiados. El elemento principal es su nave gótica considerada la más ancha del mundo. Junto a la Catedral, se encuentra la basílica de Sant Feliu, que fue el principal templo de Girona.

Una de las áreas más emblemáticas de Girona y mejor conservadas del mundo es el barrio judío, el Call Jueu.  Girona ha conservado intactos numerosos rincones medievales y el barrio Judio es uno de ellos. Perderse por sus estrechas callejuelas y visitar algún patio es una de las cosas que hacer en Girona. Otras visitas obligatorias de Girona son los baños árabes, el monasterio románico de Galligants, la iglesia de Sant Narcís o las casas del río Onyar.  No dejes de visitar sus jardines o bajar las escaleras de Sant Martí de Girona, calificado como el rincón más romántico de España.

Los puentes de Girona conectan la parte antigua de la ciudad con la parte nueva, separada por el río Onyar. El puente más conocido es el puente de las Peixeteries Velles popularmente conocido como el Puente de Hierro. Fue diseñado por Gustave Eiffel, 10 años después de construir la Torre Eiffel de París. Otro puente con mucho encanto es El Puente de Isabel II, conocido como el Puente de Piedra, éste es el único puente de piedra de Girona.