Vacaciones en Navarra

Situada en el norte de la península ibérica, entre Francia, Aragón, La Rioja y el País Vasco, la comunidad de Navarra es una mezcla perfecta entre historia, tradición, cultura y naturaleza.

La comunidad Foral es como un reino de diversidad en la que se inicia el Camino de Santiago. Sus paisajes están llenos de contrastes, desde extensos bosques, parques naturales que salpican el Pirineo hasta paisajes totalmente desérticos.

Viajar a Navarra es descubrir todo un legado artístico y cultural que se ha sabido conservar a la perfección.

Navarra en vídeo

First slide

Qué hacer en Navarra

Su capital Pamplona es mundialmente conocida por la fiesta de San Fermín. Pamplona es una ciudad verde y moderna en la que perderse entre sus calles y murallas centenarias, pasear por sus parques y zonas verdes son alguna de las cosas que hacer. Alguna de las visitas imprescindibles de Pamplona son el Ayuntamiento, la plaza del Castillo, la Catedral de Santa María y por supuesto, sus murallas que rodean todo el casco antiguo. Los mejores miradores de Pamplona dónde contemplar unas vistas completas de toda la ciudad son el Paseo de Ronda y la Ciudadela.

Situado sobre una colina se encuentra Olite un precioso pueblo medieval que sirvió como fortaleza de la Zona Media. Su edificio más emblemático y el motivo por la que recibe tantos turistas es su palacio real.

Navarra cuenta con un el segundo bosque más extenso de todo Europa después de Selva Negra. En La Selva de Irati se encuentra el embalse de Irabia y la ermita de la Virgen de las Nieves, dos paradas obligatorias para todo senderista.

Otra visita que hacer en Navarra es hacer una escapada a Zugarramurdi, el Pueblo de las Brujas. En este pueblo se encuentra una enorme cueva dónde acudían las mujeres a practicar bujería. Estas fueron condenadas por la Inquisición y muchas de ellas fueron quemadas.

En Navarra podemos encontrar Las Bardenas Reales, un desierto de roquedales desolados con tres paisajes totalmente diferentes entre sí. Visita la Castildetierra una característica y extraña montaña de arena.

Para los amantes del vino una parada obligatoria es el pueblo de Aberin, allí se encuentran las bodegas Chivite y la Bodega Señorío de Arinzano.