Vacaciones en Selva Negra 

Uno de los rincones más bonitos de Alemania es sin duda la región de Selva Negra. Ubicada al suroeste de Alemania esta región (Schwarzwald en alemán) pertenece al estado de Baden – Wurtemberg. La Selva Negra es la zona montañosa más grande y boscosa de Alemania. Un espacio natural de más de 2000km2 de bosques llenos de cascadas y pequeños pueblos medievales.

La forma más rápida de llegar a Selva Negra es desde alguno de los aeropuertos internacionales más cercanos como Baden – Karlsruhe, Estrasburgo, Basel – Mulhouse – Friburgo y Zúrich.

Alemania en vídeo

First slide

Qué ver en Selva Negra 

En un viaje a Selva Negra hay algunos pueblos que son totalmente imprescindibles y que no podéis dejar de visitar.

El primero de todos es Friburgo, la capital de la región. Esta ciudad universitaria está situada a las puertas de la Selva Negra, en la depresión del Rhin. Destaca por tener un ambiente joven y animado con una calidad de vida espectacular. Una de las actividades que hacer en Friburgo es pasar el día en el parque de atracciones Steinwasen Park.

 Muy cerca de Friburgo esta uno de los pueblos más bonitos del mundo Gengenbach. Sus puntos fuertes son su casco antiguo en perfecto estado, su muralla y las calles que rodean la plaza central.

Otro de los lugares que ver en Selva Negra es Triberg, quizá el pueblo más famoso de la zona. Además de visitar el reloj de cuco más grande del mundo otra visita imprescindible de Triberg son sus cascadas.  Para los amantes del senderismo es obligatorio realizar una ruta por el Lago Mummelsee y sus cumbres.

Si llegáis a Selva Negra a través de Baden no dejéis de visitar su casino y disfrutar de un día de relax en alguno de sus famosos balnearios. Muy cerca de Baden encontramos dos pueblos con mucho encanto que visitar en Selva Negra. Merece la pena hacer una parada en Sasbachwalden y Freudenstadt, el pueblo con el mercado más grande de Alemania.