Vacaciones en Innsbruck

La encantadora ciudad de los aples austriacos, situada en pleno Tirol es un lugar perfecto para pasar unas vacaciones tanto de invierno como de verano.

Innsbruck posee la mezcla perfecta entre la naturaleza alpina y el casco urbano a tan solo 20 minutos entre montaña y ciudad. Esta perfecta combinación la convierten en un destino ideal, pues Innsbruck es mucho más que un destino de nieve y montaña donde practicar esquí o snowboard, también ofrece una gran variedad de edificios y monumentos de interés.

Innsbruck en vídeo

First slide

Qué hacer en Innsbruck

Algunos de los atractivos turísticos que debes de conocer si viajas a Innsbruck son el Palacio Imperial de Hofburg, la Iglesia de la Corte, la Catedral de Santiago y el simbólico Tejadillo de Oro.

En la plaza encontramos la Torre de la Ciudad o Stadtturm, reconvertido en un increíble mirador con vistas a toda la ciudad, y la Casa Helbing, uno de los edificios de estilo barroco más bonitos de la ciudad.

Otros lugares de interés que se pueden visitar son el Castillo de Ambras, convertido en el Museo de Historia de Arte, el Trampolín de Salto de Bergisel, aparte de ser uno de los símbolos de Innsbruck ofrece una de las mejores vistas de la ciudad.

Entre los monumentos que destacan y que vale la pena hacer una parada está la iglesia del Antiguo Hospital, La Antigua Sede de la Junta Regional y la Iglesia de Serviten. En la calle principal de Innsbruck llamada Maria Theresien Strasse podemos visitar el Arco del Triunfo, la Columna de Santa Ana, y por supuesto aprovechar para hacer un poco de compras. En un viaje a Innsbruck es obligatorio degustar alguno de los platos más típicos y locales, en los que destacan sus quesos, la trucha con arroz y por supuesto su popular costra tirolesa.