Vacaciones en Dinamarca

Dinamarca es el país menos montañoso y más pequeño de los tres países escandinavos (de hecho es 11 veces más pequeño que Estaña). Está situado entre el Mar Norte y el Mar Báltico y se compone de más de 400 islas, de las cuales solo 72 están habitadas. 

La velocidad del viento en Dinamarca es de 7,6 metros por segundo, lo que explica por qué es uno de los principales exportadores mundiales de turbinas eólicas. Gracias a su posición geográfica los días son extremadamente largos en verano y extremadamente cortos en invierno. 

El país cuenta con muchos atractivos, como playas, ciudades antiguas y rincones llenos de arte. Su capital, Copenhague, es una de las ciudades más acogedoras del norte de Europa, ya que está repleta de bonitas cafeterías y buenos restaurantes. Es una ciudad ideal para conocer a pie o en bicicleta disfrutando de su tranquilidad. 

Dinamarca en vídeo

First slide

Qué hacer en Dinamarca

El país está dividido en varias zonas. Por un lado la península de Jutlandia y las dos grandes islas de Fiona y Selandia, además de otras islas medianas como son Vendsyssel-Thy, Lolandia y Burgundia. A esto habría que añadir los dos territorios de ultramar: Groenlandia y las Islas Feroe, territorios independientes que también pertenecen al país, pero están más apartadas. 

Este territorio parcelado ofrece una diversidad única, especialmente en sus costas que pueden ser arenosas en Copenhague, o más salvajes en el este. En Groenlandia encontraremos otras costas formadas por hielo y acantilados. Las opciones en Dinamarca son prácticamente infinitas, por lo que os recomendamos planificar bien antes de realizar el viaje.

Moverse por Dinamarca es muy sencillo, ya que cuenta con buenas autopistas, autovías, trenes y autobuses. Las islas están conectadas entre ellas por una red de transporte muy desarrollada. Recuerda que Dinamarca está integrada en la Unión Europea, pero no forma parte de la zona euro. Su moneda oficial es la corona danesa.