Vacaciones en Lituania

Lituania es un país pequeño, de tan solo tres millones de habitantes, fronterizo con Letonia, Rusia, Polonia y Bielorrusia. Curiosamente es aquí donde se encuentra el centro geográfico de Europa, concretamente 26 kilómetros al norte de su capital, Vilna, a donde llegan la mayoría de vuelos.

Se trata de un país poco frecuentado por españoles, pero un destino realmente atractivo que cuenta con una historia muy rica capaz de sorprender incluso al viajero más exigente. Es además, debido a su ubicación, una buena parada para recorrer otros de los Países Bálticos.

Este país se independizó de la URSS a principios de los 90 y pertenece a la Unión Europea desde 2004, aunque conserva todavía su huella comunista. Vilna tiene un casco histórico muy atractivo que es Patrimonio de la Humanidad, una arquitectura con una amplia variedad de estilos, además de una agitada vida nocturna, sobre todo en verano.

Lituania en vídeo

First slide

Qué hacer en Lituania

Vilnus es conocida como la ciudad verde y roja debido a su enorme extensión de bosque y el color rojo de los tejados. Lituania es un país muy religioso y si algo llama la atención a los viajeros es el elevado número de iglesias que aquí se encuentran. Algunas de las más populares, y mejor conservadas, con las iglesias de San Pedro, San Pablo o Santa Ana.

Otro de los imprescindibles que visitar en Lituania es el Castillo del Lago, un legado medieval que alberga numerosos eventos. Se encuentra a unos 30 kilómetros de Vilnus, en Trakai, la antigua capital.

Cuando es primavera, y hace buen tiempo, os recomendamos conocer el popular Parque Nacional de Kursiu, uno de los cinco parques naturales del país, e ideal  para disfrutar del entorno y realizar algunas actividades como el rafting. Si queréis conocer la costa báltica, no os perdáis las ciudades de Klaipeda y Palanga.