Turismo en República Checa

Situada en medio de Europa y rodeada de codilleras, la República Checa esconde en su interior tesoros naturales y culturales que merecen la pena visitar.  

La Republica Checa hace frontera con Alemania al oeste, Austria al sur, Eslovaquia al este y Polonia al sur. Son muchos los rincones, paisajes y pueblos por lo que merece la pena hacer una ruta por República Checa.

República Checa en vídeo

First slide

Qué hacer en República Checa

Alguno de los lugares que ver en República Checa y que no os podéis perder esta su mágica capital, Praga. Tanto por su increíble belleza como por su casco antiguo que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Praga es una de las ciudades más visitadas de todo el mundo. Entre los lugares imprescindibles que visitar en Praga tenemos el Castillo de Praga, el Puente de Carlos, la plaza de la ciudad vieja, el imponente Templo de Tyn y el barrio de Mala Strana.

La segunda ciudad más visitada de la Republica Checa que está muy cerca de Praga es Český Krumlov. Este precioso pueblo medieval alberga casas burguesas con fachadas de colores y una impresionante Torre del Palacio desde la que se observan una de las mejores vistas de la ciudad. Otra localidad muy recomendable para hacer una excursión desde Praga es Karlovy Vary. La ciudad de los balnearios es famosa por las numerosas fuentes de aguas minerales que hay junto a Mariánské Lázně, Františkovy Lázně y Jáchymov. Otros atractivos de Karlovy Vary son el Festival Internacional de Cine y el licor de hierbas Becherovka.

Otra ciudad que visitar en República Checa Olomouc. Visita la impresionante plaza del Ayuntamiento, la Catedral de Wenceslao y pasea por el barrio de los Canónigos. Viajar con niños en Republica Checa es todo un acierto. En la ciudad de Brno existe un sistema de pasadizos subterráneos en la que seguro se lo pasaran en grande. Entre los lugares más visitados de Brno se encuentran la Catedral gótica de San Pablo y San Pedro y la fortaleza de Špilberk.