Vacaciones en Marrakech

Marrakech, con más de un millón y medio de habitantes, es una de las principales ciudades de Marruecos y se encuentra situada al sur del país, al pie de la cordillera del Atlas. La ciudad fue fundada por los almorávides en el año 1062.

Su clima es semiárido, con inviernos suaves y húmedos y veranos cálidos y secos.

La ciudad está dividida en dos partes diferenciadas: el centro o ciudad vieja, en la que se encuentra la Gran Medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y la ciudad nueva (Ville Nouvelle), que construyeron los franceses durante la dominación. La Medina está llena de mezquitas y palacios, aunque cerrados a los visitantes no musulmanes en su mayoría.

Marrakech en vídeo

First slide

Qué hacer en Marrakech

La Jemaa el-Fnaa es el lugar más emblemático de la ciudad y una de las plazas más famosas de África, con numerosos puestos de venta ambulante. La plaza constituye también el punto de salida y encuentro de los zocos, decenas de laberínticas calles plagadas de comerciantes que abordan al turista para ofrecerle artículos de artesanía, alfombras, ropa, especias, comida, fósiles y toda clase de productos, intentando iniciar el tradicional regateo. Al ponerse el sol, la plaza cobra una frenética actividad, convirtiéndose en un gran escenario al aire libre, con multitud de turistas paseando entre músicos, faquires, malabaristas, encantadores de serpientes y aguaderos. En este momento, en el centro de la plaza se instalan decenas de tenderetes, que sirven pinchos y otros platos tradicionales como el cuscús, el tajín y las sopas.

Aquí, en la Mediana, se concentran la mayoría de los hoteles y riads de Marrakech, un buen número de ellos de gran belleza y confort. Otras zonas turísticas de la ciudad son Guéliz al norte, Adgal al sur, Palmeraie al este e Hivernage al oeste.

El Museo de Marrakech, la Mezquita Kutubía, los Jardines de Menara, el Palacio de la Bahía y el Palacio El Badi son visitas muy recomendables.