Vacaciones en Marruecos

Marruecos es una región con una fuerte identidad. Es un destino exótico que cuenta con infinitas posibilidades y grandes contrastes: desde visitar los zocos más conocidos de sus grandes ciudades, pasando por zonas montañosas de increíble belleza, hasta aterrizar en las dunas del desierto del Sáhara.

La gastronomía marroquí es muy rica y variada, en el que las especias tienen un gran protagonismo. No puedes dejar de probar el cous cous, elaborado a base de sémola de trigo, verduras y carne o el Tajine, un plato con muchas variantes preparado en un recipiente de barro. Además de los platos típicos, tampoco puedes olvidarte del té, la bebida estrella de Marruecos.

Entre los lugares de visita obligada en Marruecos encontramos Marrakech, Fez, el Desierto del Sáhara, Las Gargantas del Dadés y Todra o Chaouen.

Marruecos en vídeo

First slide

Qué hacer en Marruecos

Marrakech puede ser el punto de partida para disfrutar de Marruecos. Conocida como la "ciudad roja", encontrarás un sín fin de bazares y zocos que no te dejarán indiferente. Ciudad bulliciosa donde las haya en las que hay que dejarse llevar, ahí es donde reside su encanto. Podrás visitar plaza de Djmaa el Fna, el lugar más emblemático de la ciudad, la Medersa Ben Youssef o los Jardines Majorelle de Yves Saint Laurent.

Otro de los lugares imprescindibles de Marruecos es Essaouira, la llamada “Perla del Mediterráneo”. Es lo antagónico a Marrakech, un oasis ideal para la tranquilidad y la desconexión.Se trata de una localidad pesquera en la que no te puedes perder su medina y desgustar los mejores platos de pescado y marisco.

Por otro lado, Fez cuenta con la medina más grande del mundo. Tampoco dudes en descubrir la Plaza de los Teñidores. Otro pueblo curioso al que debes escaparte es Chaouen, una villa totalmente azul al más puro estilo pitufo con rincones únicos y encantadores.

No puedes irte de Marruecos sin visitar el desierto del Sáhara. Descubre la experiencia de dormir en una jaima en mitad de la nada o recorrer todas esas dunas en 4x4.

Para disfrutar de uno de los grandes parajes naturales, no dudes en dirigirte a las Gargantas de Dadés y Todrà, una formación de rocas gigantes que te dejarán boquiabierto.