{{HOME.BUSCADOR.COMUN.MAPA || 'Buscando ofertas'}} ...

¡Ups! No hay disponibilidad para estas fechas

¿Probamos otras?

{{agrupacion.agrupacion | lowercase}}

 

Vacaciones en Tel Aviv

Tel Aviv es una ciudad moderna, vibrante y cosmopolita que poco tiene que ver con su hermana mayor, Jerusalén. Esta urbe, situada en la costa del mar Mediterráneo, destaca por ser la más liberal del país (un remanso casi laico de Tierra Santa), además de una de las ciudades más gay friendly del mundo.

Conocida por algunas publicaciones de viajes como “El Miami de Oriente Medio”, es una visita imprescindible de toda visita al país. No temas repetir este destino porque mantiene un aire de renovación contínua, aquí siempre abren nuevos locales y restaurantes, o encontraremos alguna fiesta a la que asistir. 

Tel Aviv en vídeo

First slide

Qué hacer en Tel Aviv

El principal punto de entrada de Tel Aviv para los viajeros internacionales es el Aeropuerto Internacional de Ben Gurion que, por cierto, contiene uno de los centros comerciales libres de impuestos más grandes del mundo para un aeropuerto de su tamaño. Es además el centro de varias aerolíneas, especialmente El Al, y es uno de los más seguros del mundo, dada su ubicación geográfica.

Esta joya urbana es la segunda en población de Israel después de Jerusalén y cuenta con más de 5000 hectáreas de extensión sobre el Mediterráneo, además de ser la sede de numerosas embajadas, museos y centros culturales que no podemos perdernos, como el Museo de Arte de Tel Aviv o el Museo del Pueblo Judío.

A Tel Aviv se la conoce como La burbuja, ya que mientras Israel aparece en los titulares de forma contínua, la urbe continúa su día a día relajada en sus numerosas cafeterías. Es además una ciudad ideal para pasear sobre ruedas, ya que cuenta con nada menos que cien kilómetros de carriles de bici, incluso en sus calles principales.

Si viajas a Tel Aviv, no te pierdas conocer sus numerosas playas. Una de las más conocidas es Hilton Beach, la playa gay oficiosa de la ciudad, ideal para nadar y surfear. Otro de los imprescindibles es recorrer Neve Tzedel, un atractivo barrio de estilo europeo, repleto de locales atractivos, e ideal para callejear.