Europa, un continente perfecto para el verano

Compartir:

Europa, un continente perfecto para el verano

Perdernos por sus rincones más curiosos, disfrutar de su exquisita gastronomía; en definitiva, dejarnos conquistar por la cultura y el estilo de vida de cada uno de los países que conforman la vieja Europa.

Porque, ¿quién ha dicho que el verano es exclusivamente para ir a la playa? Si eres de los que prefiere cambiar la playa por la ciudad y tu apuesta es un viaje por Europa, sigue leyendo.

Os vamos a proponer una serie de destinos donde disfrutar de esas merecidas vacaciones.

Berlín y Praga

¡Necesitas seis días para hacer este circuito por Europa!

Dos maravillosas ciudades llenas de contrastes, modernas pero con historia, llenas de de cultura pero con una maravillosa vida nocturna.

En Berlín nos perderemos por su Barrio Judío, nos haremos la típica foto en la Puerta de Brandemburgo y conoceremos su historia más reciente visitando el famoso Muro de Berlín. La parte más grande del muro y que mejor se conserva, es la conocida como East Side Gallery, donde se han realizado multitud de grafitis como el del “Beso entre dos líderes comunistas” o el del “Coche saliendo del muro”. Podremos conocer la historia del muro además de numerosos mensajes de paz.

Como recomendación, después de recorrerlo, puedes ir a tomar algo en el original Yaam, conocida como la playa de Berlín; su ambiente, ¡te sorprenderá!

¿Un paseo en bici por uno de los pulmones de la capital alemana? El Parque Tiergarten, en pleno centro de Berlín, cuenta con más de 200 hectáreas donde perderse y respirar.

Y si crees que ya has visto lo esencial en Berlín, te proponemos una pequeña excursión a Postdam. Postdam no es una ciudad demasiado grande, pero tiene muchos tesoros arquitectónicos, que merece la pena conocer, y se encuentra a menos de treinta kilómetros de Berlín.

Después de estos días por Berlín, ha llegado el momento de cambiar de destino, ¡nos vamos a Praga!

Una de sus atracciones turísticas más populares es el reloj astronómico de la Plaza de la Ciudad Vieja. El cuadrante astronómico nos indica las posiciones del sol y la luna en el cielo y su famoso “Paseo de los Apóstoles” nos dará cada una de las horas reuniendo a una pequeña multitud en la plaza. Saca tu cámara de fotos y dale al “rec” para inmortalizar estos momentos.

Sin lugar a dudas, la plaza de la Ciudad Vieja es el punto más bonito de la Praga pero, atención, hay que visitarlo a primera hora de la mañana ya que se suele llenar según avanza el día.

Praga tiene multitud de rincones maravillosos. Puedes perderte por su Barrio Judío, visitar su castillo…. Pero ningún lugar mejor que el Puente de San Carlos, para disfrutar de la puesta de sol. Se trata de un majestuoso puente medieval que una la ciudad vieja y la ciudad pequeña. Se encuentra flanqueado por treinta inmensas estatuas de exquisita manufactura y es uno de los iconos de la ciudad.

Y para acabar con un buen sabor de boca con este circuito de Berlín y Praga, ¿qué os parece hacer una visita a Karlovy Vary? Se trata de una ciudad-balneario que se convirtió en punto de encuentro de la alta sociedad en busca de tratamientos termales y en lugar de descanso de grandes artistas, como Strauss o Beethoven, entre otros.

Lo mejor de la Selva Negra y Alsacia

Nuestra aventura comienza en Frankfurt desde donde embarcaremos en un crucero por el Rhin pasando por el risco Lorelei.

Cuando nos adentremos en el corazón de la Selva Negra, recorreremos una impresionante carretera panorámica conocida como Schwarzwaldhochstrasse, que une las localidades de Freudenstadt con Baden-Baden.

Se trata de una sucesión infinita de paisajes inolvidables donde veremos el lago de montaña Mummelsee, los picos del Schliffkopf y el Castillo de Hohenzollern, sede de la familia noble alemana de Hohenzollern, que dominó Prusia y Brandemburgo desde la época medieval hasta el final de la Primera Guerra Mundial.

Triberg es otra de las atracciones turísticas de la zona. Aquí podrás probar la auténtica tarta Selva Negra y verás los dos relojes de cuco más grandes del mundo. Y si queréis disfrutar de una auténtica maravilla de la naturaleza, sus cascadas te impresionarán. Se trata de la sucesión de cascadas con mayor desnivel de toda Alemania.

¡Amantes del vino! Hemos llegado a una de las paradas que más ansiabais de este circuito, Colmar. Es una zona vinícola de la región de Alsacia. Esta bonita ciudad posee unas casas de colores y un bonito canal que la atraviesa la ciudad y es perfecto para recorrerlo en barca.

Y si queremos enamorarnos de otro pueblo de postal, Riquewihr es uno de los pueblos con más encanto de Alsacia. Una preciosa población de cuento rodeada de viñedos, que sirvió de inspiración, para crear el pueblo de Bella en la conocida película “La Bella y la Bestia”. Seguro que te resultará familiar.

¿Qué te han parecido nuestros circuitos por Europa? Si te hemos convencido, no dudes en visitar tu agencia de Halcón Viajes más cercana y reservar tu próximo viaje con nosotros.

Y si por tu cabeza ronda otro destino diferente, ¡pregúntanos! Recuerda que somos expertos en viajes y haremos de tus próximas vacaciones, las vacaciones perfectas.

Anterior Lanzarote, una Isla para volver

Categorías

Artículos relacionados